La Muerte en el tarot

Su número clave es el 24 y su regente es Escorpio. Es la profunda transformación, no se la relaciona con la muerte física, se la interpreta como la variación total, tanto de modos de vida como de conductas. Las transformaciones conducen al cambio y la evolución en la vida.

La muerte representada en este Arcano despierta cierto temor y desconcierto, pero será necesario tomarla como el nuevo comienzo donde se deja morir el pasado para darle lugar al futuro. Será importante empezar a gestar, empezar a asumir y aprender a conducir el propio camino desde la transformación. Significa no sujetarse a los prejuicios, asumir el dolor que proviene al dejar todo el pasado o lo viejo atrás.

Este Arcano es sinónimo de transformación, es el fin de un proceso y el comienzo de otro, un nuevo amanecer y una nueva fuerza vital. No es una carta que implique sufrimientos ni desgracias, solo le está afirmando al consultante que está pasando por una serie de cambios, finalidad y comienzo.

Si sale invertida estará indicando que se ha dejado pasar el tiempo, ya sea por comodidad o por temor para asumir los cambios, y ahora, será la vida la que tome la indicativa. Enfrentamiento por la fuerza a los cambios. Estancamiento y decaimiento.

tarot la muerte