El Ermitano en el tarot

Su número clave es el 20 y su regente es Virgo. Expresa cautela y sabiduría, también la necesidad de retirarse por un tiempo a meditar y evaluar las situaciones dejando de lado la impulsividad.

Es la consumación de la meta, es su cumplimiento efectivo, marcando el fin de toda actividad. Es la búsqueda del consuelo y la posibilidad de hallarlo. Es la Paz y la armonía.

Este Arcano es el maestro humilde, capaz de conducir con su luz a todos los demás. Es totalmente consciente de su función de entrega, caminando desprovisto de todo lujo. Es un guía ejemplar que posee toda la experiencia de los años, se podría decir que es el anciano del Tarot. Ofrece el autoconocimiento, ofrece la posibilidad de descubrir la propia escala de valores, el poder encontrarse consigo mismo, para lo cual va ha ser necesario la claridad y la integridad.

Es la inspiración divina, el retiro y la soledad. Es la sabiduría interior que permite el avance espiritual. Su fuerza tanto física como espiritual le permite atravesar el desierto. Ofrece la luz para lograr el entendimiento y para desarrollar la intuición.

Si este Arcano se presenta al revés, muestra terquedad y actos nocivos. Una vida basada en la holgazanería, desprecio por los consejos. Falta de sensatez y vicios. Sugiere peligro ante el conocimiento escaso.

tarot la justicia