El Diablo en el tarot

El número clave es el 26 y su regente es Capricornio. Muestra como las riquezas materiales son utilizadas como arma de poder. Indica inconstancia y esfuerzo desmedido para lograr el éxito a nivel económico. Libertinaje y triunfos pasajeros, se recibirán castigos por los abusos. El fanatismo, la obsesión y la ambición desmedida.

Es el acercamiento a lo más bajo y elemental de la personalidad, es el conocimiento del miedo oculto, la culpa y los instintos más bajos.

Este Arcano representa al reino de las sombras, es la amenaza proveniente de todo lo oscuro de nuestro ser, de todo aquello que alguna vez se ha suprimido. El desafío que ofrece es la posibilidad de desarrollar la capacidad para lograr integrar y vivir todas las partes ocultas de nuestra personalidad de modo responsable, y así liberarse de esclavitudes y dependencias que no nos permiten acceder al éxito.

Esta carta está determinando que el consultante estará pasando por situaciones de codicia, de maldad, de envidia y destrucción. Se está proclive a actuar sin razón solo impulsado por las emociones descontroladas.

Si esta carta cae invertida muestra pasiones carnales desenfrenadas, debilidad, falta de racionalidad, mentira y la envidia que provienen del entorno. Es la sobrexcitación, la lujuria y la perversión. Es la influencia negativa actuando de manera oculta.

tarot el diablo